Entradas

Mostrando entradas de julio, 2018

Y ESTO QUE ESTABA SIENDO BUENO...

Imagen
Sí, porque después de la Cursa del Poble Sec, el 15 de julio, me había puesto “en barbecho”, de reposo absoluto. Sólo se me ocurrió saltármelo el sábado 21 para ir a correr-desayunar con “Domingo y la tropa de los sábados”.
Pero comentando con Laura el viernes un tema, me comentó que se iba al Circuit de Montmeló por la noche, a correr la Allianz Night Runner (que apadrinan y corren los hermanos Marc i Álex Márquez). Y así, de repente, sin pensármelo 2 veces, me dije: pues yo también voy. Total, que cojo la moto y me planto en el circuito tratando de conseguir un dorsal presencial, que consigo.
Y claro, pasó lo que tenía que pasar después de 12 días sin pegar palo al agua
Salida tranquila, pero a buen ritmo… para estar corriendo a las 20:30 a 31 grados.  Tramo inicial plano-bajadita, seguido de una subidita considerable… con una bajadita prolongada (...todos estos "pequeños detalles sin importancia" no los aprecias por televisión viendo recorrer esos mismos tramos por las motos…

¡ Y CON ESTO Y UN BIZCOCHO...

Imagen
...no vuelvo a correr otra cursa hasta pasado el mes ocho!
Mañana espléndida la de hoy, rodeado de muchos amigos, para despedir la temporada -yo al menos-  con la clásica "CURSA DEL POBLE SEC".

He llegado hasta aquí muy justito... el isquio ha vuelto a aparecer con fuerza en escena, reclamando todo su protagonismo. Ahora sí, ya toca descansar. En septiembre volveremos a la carga, con un único objetivo en el horizonte:
La que será mi última  BEHOBIA / SS




Laura, una gran luchadora... y no solo en las carreras.




LA ABSURDA MUERTE DE ISADORA DUNCAN

Imagen
Su estilo de danza era radical, novedoso, fresco y, precisamente por su descarada naturalidad, se convirtió en uno de los iconos del siglo XX.  Sí, tuvo que aguantar críticas destructivas, abucheos y hasta insultos, pero marcó toda una época y, si a los mojigatos amantes de la tradición más pura, aquellos bailes cargados de sensualidad y energía les parecían más propios de un demonio que de una jovencita, no tardaron en encontrar en la vida personal de la estrella un nuevo campo de batalla para forjar sus ataques. Isadora Duncan era así en todos los aspectos de su vida, imprevisible, libre y alejada de los convencionalismos El 14 de septiembre de 1927, Isadora, la diosa del ritmo moderno, vestía con su habitual lujo. Dando dos vueltas a su cuello, llevaba un largo echarpe de seda que se agitaba libremente al aire de la marcha del coche. No hubo grito alguno, todo sucedió en apenas un instante. La pieza de seda, ondeando alegremente, topó por casualidad con los radios metálicos de la rue…